Advierte Gil Lavedra del plan de pagos para salvar a Cristóbal y señala una “estructura delictiva” en AFIP

El Canciller - Comentarios

La AFIP y el Gobierno nacional buscan evitar que el cambio de carátula en la causa del empresario Cristóbal López se mantenga firme. El abogado de la entidad recaudatoria, Ricardo Gil Lavedra, criticó duramente el fallo de los jueces Jorge Ballestero y Eduardo Farah, y afirmó que pasar la causa al fuero penal tributario significa desvincular a los anteriores titulares de la AFIP y convertirlos en “víctimas”.

Según explicó el abogado, la Cámara de Casación “ya había decidido” y la decisión de los dos jueces fue “equivocada e innecesaria”. “Cristóbal López no es un evasor que le hacía alguna triquiñuela a la AFIP y por eso no pagaba. Acá hay un diseño estructural que está hecho desde la propia AFIP”, señaló haciendo referencia a que es necesario investigar al ente recaudador y no sólo al tándem de empresarios López y Fabián de Sousa.

“No había ninguna necesidad del tribunal de cambiar en este momento la carátula de la causa”

Si bien la Justicia reconoció la evasión por ocho mil millones de pesos (según fuentes del Gobierno, esa cifra al día de hoy serán 17 mil millones) aún no está claro como se gestó este proceso delictivo que duró casi cinco años “pasó desapercibido” por el organismo de control y cobro. Es decir, según sospecha el mismo Gil Lavedra, la maniobra constituye todo un sistema delictivo cuya cabeza principal fue el propio Ricardo Echegaray, ex titular de la AFIP.

Para Gil Lavedra, la maniobra constituye todo un sistema delictivo cuya cabeza principal fue el propio Ricardo Echegaray, ex titular de la AFIP.

“La consecuencia grave que tiene el fallo es que si es un delito trbutario, entonces Cristóbal es beneficiario de la ultima ley de regularización de las deudas fiscales que se sancionó. Segun esta ley, quienes están imoutados de delitos trubitaruios pueden tener una condonación de multas e intereses“, explicó.

Por la ley a la que hace referencia Gil Lavedra, los empresarios pueden arreglar su causa pagando de anticipo un cinco por ciento del importe adeudado y luego 60 cuotas con un interés mensual de 1,5%, es decir, por abajo de la inflación. Además, se destrabarían los embargos. “Cristóbal ya ha hecho una reserva en octubre de 2016 para acojerse a este plan”, agregó.