Advierte Clarín por el fuego amigo en Cambiemos y anticipa un final abierto para 2019

El Canciller - Comentarios

El Círculo Rojo elogia o critica al Gobierno según la conveniencia. Cada uno juega su propio parte, con especulaciones de poder medio y suspicacias para todos los gustos. El duro revés de Macri en el Congreso alarmó al establishment sobre el futuro del oficialismo y el escenario electoral del 2019.

El diario Clarín colaboró desde los medios con ciertos guiños a Macri para evitar que el kirchnerismo (en ese entonces con Scioli como candidato) continuara en el poder. Sin embargo, la empatía no implicó que replicará a gusto las teorías del Gobierno ni eliminara las críticas en tiempos de crisis.

En los pasillos de la Casa Rosada preocupa y mucho: Clarín, el periódico que más consumen los argentinos, expresó a través de sus columnistas célebres las alarmas por el complejo horizonte del oficialismo y el cachetazo en las encuestas por el incremento del malhumor social en las calles.

“Esto empieza a principio de año, cuando el gobierno estaba eufórico y ya pensaba en el 2019”, dijo el prosecretario de redacción del diario, Fernando González, y puntulizó en el “fuego amigo” de los radicales que integran la alianza y pusieron el grito en el cielo por las tarifas.

Las debilidades propias fortalecen y despiertan al enemigo. En la política sucede lo mismo: el golpe que sufrió el gobierno en el Senado se tradujo automáticamente en síntomas de recuperación del peronismo, con Cristina y Pichetto como grandes protagonistas.

La sensación a mí me retrotrajo a momentos donde la irresponsabilidad le gana al deber constitucional. El Gobierno gobierna y la oposición controla”, agregó, sobre el tablero político, los palos en la rueda del peronismo y el poder termina resumiéndose en una firma presidencial. El veto final.

En Clarín como en el Círculo Rojo reclaman una cuestión central: pensar en el ahora y no adelantar el juego de la campaña, mientras aún quedan un sinfín de batallas en el medio que probablemente mejorará la imagen de algunos y perjudicará la aprobación de otros. “Es legítimo que Macri quiere ser reelecto y que el peronismo quiera volver al poder, pero los dirigentes deben pensar en lo que queda”, añadió González.

La batalla política suma un fuerte condimento sindical. Allí, el prosecretario de Clarín alarmó lo que es casi un hecho: el paro nacional del clan Moyano para afectar aún más la imagen de Macri: “Seguramente la CGT lanzará un paro contra el veto presidencial”.