Admite Macri errores en su gestión y reclama a los gobernadores que apoyen el Presupuesto 2019

El Canciller - Comentarios

Sorprendió a todos. En el discurso del Día de la Independencia, en Tucumán, Mauricio Macri rompió todos los libretos de Durán Barba al reconocer errores propios de gestión. También le reclamó a los gobernadores que no sean oportunistas y apoyen el Presupuesto 2019, y le exigió “un mayor aporte” a los empresarios.

A las clásicas y repetitivas justificaciones de la herencia recibida del kirchnerismo y los problemas externos que nos afectan, el Presidente le sumó una clara autocrítica para entender la “tormenta” que el país está atravesando.

“Estamos pasando una tormenta fruto de muchas circunstancias: entre ellas hay temas de nuestra propia gestión, de los mercados externos y de las políticas tomadas por gobiernos anteriores”, reconoció antes de ratificar el rumbo del país: “Debemos tener confianza porque sabemos a dónde vamos y cómo vamos a lograr las metas que nos hemos impuesto”.

“Estamos pasando una tormenta fruto de muchas circunstancias: temas de nuestra gestión, de los mercados externos y de políticas tomadas por gobiernos anteriores”.

Ante el gobernador de Tucumán, Juan Manzur, la vicepresidenta, Gabriela Michetti, sus ministros y funcionarios provinciales, Macri también aprovechó para mandarle un mensaje al resto de los gobernadores para que apoyen el Presupuesto 2019 y, con él, los lineamientos impuestos por el FMI para alcanzar el 1,3% de meta fiscal.

Para el máximo mandatario la ecuación es sencilla: apoyan el Presupuesto 2019, acompañan el camino de la Casa Rosada y pagan el costo del ajuste o se prorroga el actual Presupuesto y pagan el costo político de asociarse al kirchnerismo.

Por ello, les pidió que acompañen el rumbo de este Gobierno sin importar las “tormentas” que lo aquejen en el presente. Y si lo hacen que sea con “sensatez, racionalidad y profesionalismo” aprobando “un presupuesto del año que viene ordenado, para terminar con el déficit fiscal, poder vivir con los recursos que tenemos como hacen las familias argentinas”.


Luego de un guiño en la designación de un desarrollista como Dante Sica en el Ministerio de Producción, Macri enfocó sus reclamos hacia los empresarios a quienes les pidió que “muestren un mayor aporte” en las inversiones en el mercado.

Sepan que de este lado ya no hay un Estado que no los va a acompañar. No hay un Estado que aplasta y pone trabas, sino que los ayuda a crecer para poder aumentar la productividad”, resaltó.

A su vez, aún en períodos “tormentosos”, el Presidente cerró su discurso intentando transmitirles calma con “un Estado que no cambia las reglas de juego ni aún en las tormentas porque creemos que es fundamental que haya previsibilidad”.