Adelanta Dujovne el diálogo con las petroleras para negociar un freno en los aumentos de las tarifas

El Canciller - Comentarios

En el camino del ajuste dictado por el Fondo Monetario Internacional, Nicolás Dujovne inició conversaciones con las petroleras en busca de frenar la actualización tarifaria para cuidar el bolsillo de la población, que ya sufrió varios aumentos durante el último año.

Ante una inflación descontrolada y luego de sufrir el revés de la Ley de Emergencia Tarifaria en el Senado, el ex ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, tras arduas negociaciones, había acordado con las petroleras dosificar los aumentos en los combustibles.

Ahora, el ministro de Hacienda y Finanzas tomó la posta de esas charlas y recibió, junto a Nicolás Gadano, titular de la Unidad de Coordinación General de su cartera, a Miguel Gutiérrez, Presidente de YPF, en el marco de un programa de desarrollo de Vaca Muerta.

Nicolás Dujovne inició conversaciones con el Presidente de YPF para frenar la actualización tarifaria y cuidar así el bolsillo de la población.

En la reunión, Dujovne y Gutiérrez no solo compartieron su visión sobre la “necesidad de avanzar hacia la consolidación de un sector energético competitivo, abierto, e integrado al mundo, que permita desarrollar el gran potencial de la industria”, sino también se enfocaron en las preocupaciones por las tarifas que dominan la agenda política.

Mientras las petroleras apuntan a actualizar los precios con subas de hasta el 40%, en la Casa Rosada entienden a esta decisión como inviable dentro del control de una inflación indomable. Por ello fue que Aranguren permitió, en su último encuentro con el sector, un aumento del 5% en los combustibles, con la promesa de reactivar el diálogo en agosto.

Dujovne inició las negociaciones de manera prematura en los lineamientos de Cambiemos para sostener un equilibrio entre las tarifas, el poder adquisitivo de la población, la competitividad del sector y el déficit fiscal del Estado. Muchas variables a tener en cuenta si se entiende que la falla de una de ellas dinamita las aspiraciones políticas del oficialismo.

Mientras las petroleras apuntan a subir los precios hasta un 40%, el Gobierno ve a esta decisión como inviable para poder controlar la inflación.

El objetivo del Gobierno, antes de los cambios en el Gabinete, era dosificar ese 40% en pequeños aumentos hasta el final de 2019. Sin embargo, el plan cambió y ahora, sin Aranguren y con la inclusión de Javier Iguacel, buscan disminuir esos aumentos. Tarea difícil.

Finalmente, el ministro y el titular de la compañía conversaron también sobre “el plan de negocios de YPF para los próximos años, de gran relevancia teniendo en cuenta la importancia la empresa en el sector energético argentino, y la presencia del Estado en la composición accionaria de la compañía”.