Acusaciones en la interna de la Armada: vuelve a escena la teoría de la pesca ilegal

En una resolución confidencial filtrada, el ex jefe de la Armada -desplazado por Aguad- consideró a dos altos mandos de la fuerza como responsables del naufragio del submarino ARA San Juan por omitir varias advertencias sobre el estado del buque.
El Canciller - Comentarios

El ex jefe de la Armada de Buenos Aires, Marcelo Srur, trajo nuevamente a colación la posibilidad de que el ARA San Juan -desaparecido el 15 de noviembre- haya estado patrullando para controlar la pesca ilegal en el momento de su naufragio. Además, Srur sostuvo que el comandante del submarino perdido, Pedro Fernández, había alertado sobre los riesgos de seguir navegando pero sus reclamos fueron omitidos por el contraalmirante Luis López Mazzeo y el comandante de la Fuerza de Submarinos, capitán de navío Claudio Villamide.

Luis López Mazzeo

Luego de que el ministro de Defensa Oscar Aguad desplazara a Srur, salieron a la superficie una serie de profundas internas en el seno de la Armada. Tal es así que Srur -antes de ser removido de su cargo- resolvió echar a López Mazzeo y a Claudio Villamide y, debido a la renuncia de varios varios subordinados directos del tándem, decidió dar marcha atrás para luego volver a ejecutar el desplazamiento.

Claudio Villamide

En la resolución confidencial 168/17 a la que accedió La Nación, Srur responsabilizó a López Mazzeo y a Villamide por “arriesgar la integridad física de sus subordinados sin necesidad evidente y por actuar con negligencia/imprudencia notoria y grave al no impedir que el submarino ARA San Juan navegase con posterioridad a las severas anomalías detectadas” en inspecciones previas al viaje.

Frente a estas acusaciones, López Mazzeo replicó que la resolución de Srur era apresurada, parcial y no fundamentada. “Un auténtico prevaricato“, sostuvo. Además, tanto el contraalmirante como Villamide remarcaron que la decisión de continuar navegando a pesar de las advertencias correspondió al capitán del submarino, Pedro Fernández, uno de los 44 tripulantes desaparecidos junto con el buque. Asimismo, el tándem aseguró que se le ofreció a Fernández ir a un puerto más cercano.

Por otro lado, Srur manifestó que Fernández también había alertado de los riesgos que significaban para el ARA San Juan los intentos de controlar la pesca ilegal (misión que no fue reportada) así como también de varios problemas técnicos y de la escasez de algunos elementos necesarios para la supervivencia como salvavidas o canisters.

En respuesta, Mazzeo remarcó que “navegar con equipos antiguos o soportar carencias o restricciones presupuestarias no significa que nuestros hombres zarpen sin las condiciones de seguridad náutica correspondientes ni que algún tripulante o técnico sostenga que se encuentra en buen estado un material o elemento que no lo está”.