Acuña: “Si Héctor Daer no se va solo de la CGT lo van a echar los trabajadores”

El Canciller - Comentarios

Lo que parecía una olla a presión, cuya tapa podía volar por los aires, ocurrió esta mañana en el seno de la Confederación General del Trabajo (CGT). Carlos Acuña, uno de los triunviros, apuntó directamente -y utilizando nombre propio- sobre Héctor Daer: “Si él no se va solo de la CGT lo van a echar los trabajadores”, sostuvo. La crisis judicial que atraviesa el líder de Camioneros parece haber herido de muerte a la conducción actual de la calle Azopardo.

El “hombre invisible”, como suelen llamarlo a Acuña entre los sindicalistas, disparó: “Héctor Daer defiende a los patrones. No tenemos que rediscutir nada (del triunvirato), la CGT está para defender a los trabajadores. Que Daer haga lo que quiere, si lo pusieron para defender a los trabajadores no puede estar al lado de los patrones”. También hay que observar cual es el trasfondo de este enfrentamiento: asoma la cola del “león” Luis Barrionuevo de fondo, padrino de Acuña.

La marcha a la que convocó Hugo Moyano prevista para el 22 de febrero dividió fuerte las aguas en la mesa chica de la CGT: hubo un “bloqueo” por parte de los “gordos” e “independientes” y le licuaron el poder de fuego para la convocatoria. Daer pegó el faltazo a la reunión. “Algunos dirigentes se creen que son artistas de televisión. Faltan y van a la tele a hablar mal de la CGT, responden a otros intereses. Siempre hubo carneros en la vida”. Por eso, adelantó que “si Héctor Daer no se va solo de la CGT, lo van a echar los trabajadores”, dijo Acuña en diálogo con Radio 10.

Ayer Daer puso blanco sobre negro y oficializó su postura: “El 22 de febrero habrá una marcha de Camioneros. No tenemos clara la agenda propia, inclusive, del sindicato. Somos solidarios con todas las organizaciones sindicales pero no vamos a marchar porque para realizar una marcha tiene que ser parte de una estrategia colectiva y no de algo sectorial o propio de una organización sindical” en un claro mensaje hacia el mismísimo Moyano y su batalla contra el Gobierno.