Aceite de cannabis en personas autistas: ¿efectivo? para la ansiedad por el aislamiento

Padres de chicos con TEA lo utilizan para alcanzar una próspera calidad de vida, y también los ayuda a sobrellevar la cuarentena. Mejoras en el humor, el sueño y la sociabilización.
El Canciller - Comentarios

Más de 50 familias que atiendo les dan aceite de cannabis a sus hijos con autismo (TEA), otras están en un dilema ético-moral porque no hay regulación en Argentina”, señala el psicólogo especializado en el espectro, Matías Cadaveira. Pese a la falta de operatividad de la ley 27.350 de cannabis con fines medicinales, los padres de chicos autistas cultivan la planta para mejorar su calidad de vida y ayudarlos a atravesar la cuarentena.

Para algunos síntomas como la irritabilidad, la impulsividad, las agresiones o las autolesiones, el experto sostiene que se pueden medicar y así se atenúan. “Pero los medicamentos no pueden con todas las diferencias que subyacen al grupo TEA en su diversidad”, sostiene.

“La evidencia en base a los casos afirma beneficiarse del uso de cannabis para tratar los síntomas entre esta población”, aclara Cadaveira.

Una familia que usa el aceite en la Marcha por la Legalización de la Marihuana. Foto: AFP/ JUAN MABROMATA.

Comprar el aceite de cannabis implica caer en el mercado negro, lo cual conduce a tener que abonar altos costos y a no saber bien cuál es su cepa. Por eso, el psicólogo aconseja el autocultivo, además de “hacer seguimiento con un médico especializado, ya que también se reportan casos de efectos colaterales o falta de mejorías”.

“Cuando los padres dejan de ver los efectos deseados, en vez de cambiar de cepa, abandonan el uso del aceite”, afirma. Ante la falta de conocimiento sobre la planta, la ONG Mamá Cultiva da talleres sobre el auto cultivo, los usos del cannabis y la planificación.

A diferencia de lo que sostiene el psicólogo, su colega también especializada en autismo, Paula Vélez indica: “No es seguro que ayude el cannabis en estos casos”.

Hasta el momento, la licenciada no tiene pacientes que lo utilicen, aunque no descarta los posibles beneficios. “Cuando se arranque a usar más masivamente , veremos si el aceite sirve o no”, afirma.

Te recomendamos leer

Ansiedad y TEA

Al igual que Cadaveira, el neurólogo infantil y  jefe de neurofisiología y epilepsia del Hospital de Niños Dr. Ricardo Gutiérrez, Carlos Magdalena reconoce los beneficios del cannabis en los chicos con autismo, el cual se vuelve más necesario durante la cuarentena. Dado que las personas con TEA tienen mucha ansiedad y el aceite baja esos niveles.

“El aceite impacta en la ansiedad, la cual es compañera del autismo”, sostiene el psicólogo, quien está a cargo de la coordinación de tratamientos tratamientos terapéuticos integrales en dos centros: TerapéuticaMENTE y Eureka.

La ansiedad va de la mano con el espectro autista.

El especialista aclara que “entre el 40% y el 70% de las personas con TEA padecen ansiedad”. Además de disminuirla, los especialistas explican que la planta logra mejoras en el humor, en el sueño y en la sociabilización.

Te recomendamos leer

Los padres dicen

“Se hubiese hecho mucho más difícil pasar el aislamiento obligatorio sin el cannabis”, dice Carolina Blanco, mamá de Santino con diagnóstico de TEA desde los dos años y medio. Hace más de cinco que toma aceite porque sus padres comenzaron a ver “efectos adversos” en la medicación que recibía (concerta de 18 mg).

El remedio lo hace estar “muy ensimismado y no controlaba el esfínter”. Para contrarrestar el problema, optaron por el cannabis. Sus padres estudiaron sobre el tema hasta que un cultivador amigo les donó un gotero. “El cambio inmediato es que descansaba mejor, lo cual fue fundamental porque respondía mejor durante el día”, señala Carolina.

También notó cómo bajaba el nivel de ansiedad de su hijo: “Empezó a comunicarse más con su entorno y a dejar las crisis en donde pegaba. Con el cannabis logramos bajar el remedio concerta a 5mg“. Asimismo, precisa que “el cannabis es un traje a medida para cada paciente. Lo ideal es que cada persona lo cultive, porque cada uno necesita distinta disolución y planta“.

La experiencia de Carolina con el uso del cannabis en su hijo con TEA se replica en Valeria Salech, fundadora de Mamá Cultiva: “Gracias al aceite, mi hijo bajó un poco su rigidez, cambió su humor y lo ayuda a atravesar la cuarentena”. 

Valeria es mamá de Emiliano, quien tiene autismo no verbal y epilepsia. Al igual que Carolina coincide en que la clave es auto cultivar, dado que es la única manera de lograr variedad de cepas adecuada para el paciente. “Muchas madres no pueden conseguir medicación psiquiátrica y yo respiro aliviada mirando a las plantas en mi casa”, afirma.

Valeria Salech -con remera blanca- en una Marcha por la Legalización de la Marihuana.

También hay padres que conocen del uso del cannabis con fines medicinales y aún no lo probaron. “El tema del aceite es muy delicado al no ser algo autorizado. Mas allá de eso, hay muchísimas familias que lo han usado con resultados dispares”, precisa Carlos Fiore. Su hijo de 14 años tiene TEA.

Existen familias que el aceite les ha cambiado la vida, pero no son todas. Probarlo es una decisión muy personal de cada una”, aclara. Y agrega: “Hay chicos que pueden hacer terapías vía Skype o Zoom durante la cuarentena y otros que no lo pueden sostener. Esto responde a que hay tantos tipos de TEA, como chicos diagnosticados”.