Abusos en Hollywood: Harvey Weinstein, el primero de los #MeToo al banquillo

Comenzó el juicio contra el productor de Hollywood y se declaró inocente de los cargos por abuso y violación.
El Canciller - Comentarios

Comenzó el juicio más importante desde que surgió el movimiento #MeToo. Harvey Weinstein acudió hoy a los tribunales de Nueva York para declararse inocente en los cargos que lo acusan de violación y agresión sexual.

Condenado por la opinión pública tras las decenas de denuncias de acoso por parte de las actrices estadounidenses, el productor de Hollywood declaró su presunta inocencia con voz tímida y custodiado por policías.

Gracias al destape mediático titulado #MeToo, centenares de mujeres confesaron haber vivido situaciones de acoso sexual y abuso de poder de parte del famoso empresario. Solo dos pudieron llevarlo a los Tribunales por tener pruebas suficientes de sus atrocidades. Una joven en 2004 fue obligada por Weinstein a practicarle sexo oral y en 2013, una segunda chica fue violada por el productor. La pena por ambos delitos podría ser de hasta 25 años de cárcel.

El juicio que se está llevando a cabo es emblemático. Significa el cambio social que se visualizó a través del movimiento y el impacto que tuvo en la sociedad internacional. Ya no se toleran ciertas situaciones, los malos tratos y la degradación a la mujer. Hollywood dijo “¡Basta!” y la Justicia lo sabe.

La película

Esta misma semana se dio a conocer que el fenómeno, que todavía sigue evolucionando, será llevado a la pantalla grande. Brian De Palma, el reconocido director de Carrie y Scarface, confesó que se encuentra escribiendo un film sobre lo que sucedió.

El famoso cineasta le relató al diario francés Le Parisien que está buscando financiación en Francia. “Estoy escribiendo una película sobre este escándalo y estoy negociando con un productor francés. El personaje no se llamará Harvey Weinstein, pero será una película de miedo con un agresor sexual y sucederá en la industria del cine”, anticipó.

La industria más grande de ficción del mundo no podía quedarse afuera aun incluso si implica hacer una obra autorreferencial.