La decisión de los alumnos generó nuevos conflictos con las autoridades gubernamentales de la capital. Los estudiantes decidieron estas tomas por asamblea y realizaron un cronograma de limpieza, comida y seguridad, en tanto que decoraron con banderas y pañuelos verdes el establecimiento educativo y los bustos de Sarmiento y Carlos Pellegrini. La respuesta salió desde el ministerio de Educación porteño, cuya titular es Soledad Acuña.

La funcionaria de la Ciudad rechazó la iniciativa del alumnado: "Que se vayan a la marcha del Congreso si quieren manifestarse”. Desde comienzos de año, el Gobierno de la Ciudad intenta terminar con las tomas de los colegios aludiendo que perjudican a los alumnos y el común desarrollo de las clases.

Toma de colegios: con el rechazo del Gobierno de la Ciudad, presionan los estudiantes por el aborto legal

Algunos de los colegios tomados son el Bellas Artes Rogelio Yrurtia, ubicado en Parque Avellaneda; el Colegio Nacional Buenos Aires, la Escuela Superior de Comercio Carlos Pellegrini; la escuela Normal Superior Nº6 Vicente López y Planes y el Julio Cortázar, que pertenece a la facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires.

"Es un disparate que haya una Justicia que no permita tener un procedimiento para actuar en situaciones de toma",  agregó la ministra de la Ciudad. "Yo entiendo que hay una situación social que genera un debate, que tiene que ver con la discusión que se da en el Congreso de la Nación, que moviliza y que hay espacios para discutir. Pero nunca nada, desde nuestra concepción, puede ir en contra del derecho a la educación".

"Que los padres y madres se hagan presentes y manifiesten su postura", manifestó. Una de las medidas que planeaba el Gobierno de la Ciudad era sancionar económicamente a los padres de los estudiantes que efectúen las tomas de los colegios públicos.