Aborto: con el rechazo consolidado, buscan los verdes la aparición de un nuevo Verna

El Canciller - Comentarios

El volantazo de la senadora kirchnerista Silvina García Larraburu consolidó el rechazo al proyecto de legalización del aborto. Con 37 senadores que manifestaron su rechazo a la iniciativa con media sanción de Diputados, las chances de los pañuelos verdes se acotan y descansan sobre la aparición de un nuevo gobernador que juegue que el rol tuvo el pampeano Carlos Verna, quien dio vuelta la votación en la Cámara Baja con una llamada de último momento.

El despertar de la Iglesia católica y la jugada fuerte de algunos mandatarios del oficialismo puso en jaque la aprobación del proyecto. Luego de pasar la instancia de diputados, la ola verde parecía imposible de frenar y se esperaba que la iniciativa traspase la instancia de la Cámara Alta con algo de soltura. En esa línea, la vicepresidenta Gabriela Michetti había girado el proyecto a cuatro comisiones en un intento de retrasar una aprobación que parecía inminente.

Los partidos políticos frente al aboro legal


Sin embargo, la presión papal, las marchas de las organizaciones provida y las misas del episcopado argentino sumaron a varios senadores a sus filas. Con las provincias del norte a la cabeza, el rechazo suma 37 senadores y, si se cumple el pronóstico de que habrá una abstención, sólo 35 le alcanzan para  asegurar la nulidad, ya que el eventual desempate de Michetti irá en el mismo sentido.

La última reunión plenaria de comisiones del debate, en la que el proyecto no consiguió dictamen, golpeó de lleno al análisis que había hecho el senador rionegrino Miguel Ángel Pichetto, una de las principales espadas a favor de la iniciativa. El congresista había asegurado en televisión que el 8 de agosto habría una nueva ley aunque probablemente con cambios (que finalmente no fueron acordados).

Con el poroteo en contra y una tendencia al rechazo que se consolida, las organizaciones de los pañuelos verdes trabajan a contrarreloj para dar vuelta a algunos senadores. Sin embargo, las posibilidades de que el proyecto pase la Cámara Alta descansan en la llamada de algún gobernador que agrupe a sus representados a favor del proyecto.

Por otro lado, en redes sociales, las mujeres proabortistas comenzaron una campaña en la cuentan experiencias de abortos clandestinos con la consigna #YoAborté.