A un “touch”: simplifica el Bapro el cobro de planes sociales para 365 mil beneficiarios

El Canciller - Comentarios

Unas 365 mil personas de la provincia de Buenos Aires que reciben planes sociales podrán cobrarlos en sus smartphones a través de la billetera Pim. La iniciativa surge de un acuerdo del Banco Provincia con Nación Servicios, que pertenece al Banco Nación y pretende facilitar trámites de cobro que pueden ser engorrosos e inseguros, ya que implica andar con una importante suma en efectivo.

El presidente de Banco Provincia, Juan Curutchet, y el vicepresidente de Nación Servicios, Alejandro Nigro, firmaron un convenio que permite a 365.000 beneficiarios del Programa Hogar y de las Becas Progresar percibir estos ingresos a través de Pim, la billetera móvil desarrollada por la empresa de soluciones tecnológicas del Grupo Banco Nación.

El trámite, que implicaba realizar filas en Anses, se reducirá -opcionalmente- a una acción telefónica. Las personas que cobran estos planes a través de Banco Provincia podrán optar por hacerlo marcando “*456#” en sus celulares. Los usuarios recibirán además un mensaje con su próximo vencimiento para poder organizar sus finanzas personales.

“Los nuevos medios de pago ofrecen múltiples beneficios a los usuarios: son simples, seguros y reducen el uso de efectivo”, señaló Curutchet. Y añadió: “Para el Banco también son muy importantes porque descomprimen las sucursales y los cajeros automáticos”.

“Los nuevos medios de pago ofrecen múltiples beneficios a los usuarios: son simples, seguros y reducen el uso de efectivo”

La cuenta Pim servirá como medio de pago en comercios adheridos o para extraer efectivo en los locales de Pago Fácil, Rapipago, Cobro Express, PlusPagos, y en cajeros Link Punto Efectivo. La billetera digital fue lanzada en septiembre del año pasado, con el objetivo de incluir sectores que aún no están bancarizados (según datos de Nación Servicios, sólo el 74% de las personas que provienen de hogares de ingresos bajos y el 70% de quienes provienen de ingresos medio-bajos no tienen sus ingresos bancarizados).