A la espera del gesto de Schiaretti, cede Lavagna y le abre la puerta a las internas en Alternativa Federal

El Canciller - Comentarios

En medio de las disputas dentro de Cambiemos por definir si Mauricio Macri será o no el candidato del espacio y con Cristina Fernández de Kirchner sin confirmación de candidatura por Unidad Ciudadana, Roberto Lavagna deja abierta la puerta a la posibilidad de ir a internas.

Condicionado por la resolución de las otras fuerzas, el exministro de Economía espera una pronta respuesta de Juan Schiaretti, mientras lanza un claro mensaje a Juan Manuel Urtubey, Sergio Massa y Miguel Ángel Pichetto.

A un mes del cierre de listas, el diputado Marco Lavagna confirmó este viernes que el exfuncionario analiza la posibilidad de participar en las PASO junto a otros precandidatos, sólo en caso de que la oposición y el oficialismo hagan lo mismo.

En su búsqueda por un armado que supere la grieta y mientras recorre la Provincia para recolectar aliados, el lavagnismo avanza en la construcción de un “espacio de centro” que incluya a “sectores del justicialismo, del radicalismo, del GEN, del socialismo y partidos vecinales”.

Tras la presentación de Consenso19 en soledad y luego de insistir por meses en ser candidato único, esta apertura al dialoguismo se reconoce como un guiño para los otros precandidatos del peronismo federal: Massa, Urtubey y Pichetto, aunque la pieza clave es el cordobés Schiaretti.

El gobernador que se ubicó el domingo como el jefe territorial del peronismo y se convirtió en opción presidenciable al lograr la reelección con casi 54% de los votos, no se mostró desde entonces cerca de ninguna figura de Alternativa Federal.

Mientras que desde el PJ reconocieron la nacionalización de Schiaretti como cabeza de Gobernadores peronistas y rápidamente cercenaron su empuje electoral a través de la presentación de la expresidenta para evitar la lectura de un doble liderazgo, desde el peronismo disidente no se acercaron para evaluar este nuevo escenario de cara a octubre.

El único que tomó nota hasta ahora fue Lavagna, que por lo pronto espera, según Marco, poder sentarse en una mesa para buscar la mejor opción.