A la espera del fin de la recesión, busca Macri capitalizar el éxito del G20 con el foco en diciembre

El Canciller - Comentarios

La Cumbre de Líderes del G20 dejó un balance positivo para el Gobierno. Ahora, el presidente Mauricio Macri busca aprovechar el envión de la buena realización del evento y del documento de consenso firmado por todas las 20 naciones que asistieron. La victoria política queda atado a la evolución de la economía, que el Gobierno confía en que crecerá a partir de marzo de 2019.

A partir de las 9.45, el presidente contestará ocho preguntas en el Salón Blanco de la Casa Rosada.

El presidente contestará ocho preguntas en el Salón Blanco de la Casa Rosada. El foco de la conferencia será un breve balance de la Cumbre del G20 y de las 17 reuniones bilaterales que Macri tuvo con los principales mandatarios del mundo, como el norteamericano Donald Trump, el ruso Vladimir Putin y el chino Xi Jinping.

En la previa a la organización del evento, había dudas sobre si Argentina estaba capacitada para albergar una Cumbre de estas características, sobre todo después de la superfinal fallida de la Copa Libertadores entre River y Boca, que debió ser suspendida y dejó como saldo la renuncia del secretario de Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires, Martín Ocampo, quien fue reemplazado por Diego Santilli. La Cumbre no dejó heridos ni las imágenes de disturbios que de Hamburgo, sede anterior del evneto.

Si bien la organización de la Cumbre le permitió a Macri ganar algo de capital político -o al menos dejar de perderlo frente a Cristina Kirchner-, ahora el presidente busca capitalizar ese éxito relativo en la economía nacional, que según Christine Lagarde, titular del FMI, volverá a crecer a partir del segundo trimestre de 2019, por lo que aún quedan tres meses de recesión. Las protestas y posibles reclamos sociales de fin de año pasarán al centro de la escena política.

Las protestas y posibles reclamos sociales de fin de año pasarán al centro de la escena política.

En tanto, Macri hablará también sobre las dos reuniones más importantes que mantuvo durante la Cumbre, los encuentros con Donald Trump y con Xi Jinping. Mientras que el mandatario estadounidense ratificó su apoyo a las políticas del presidente argentino -en sintonía con el FMI-, el segundo firmó un swap financiero por USD 8500 millones y firmó una serie de acuerdos comerciales que podrían sumar USD 3500 millones en inversiones en energía e infraestructura.

Hoy tenemos un país conectado al mundo como nunca en su historia. El mundo nos ha dado un lugar y nos quiere acompañar. Hoy hay futuro”, aseguró Macri sobre el final de la Cumbre. De esta manera, el presidente buscará relanzar su gestión en medio de la caída de la actividad económica y el consumo, con un índice inflacionario que comienza a bajar lentamente.