A contrarreloj: busca el Gobierno reactivar la economía y perfora el piso de la tasa de interés

El Canciller - Comentarios

El Banco Central eliminó el piso del 60% para la tasa de interés de referencia. Con caída en la industria, inflación récord y recesión instalada, el oficialismo buscará bajar paulatinamente la tasa para reactivar el crédito y mostrar mejoras de la economía de cara al 2019. Según un informe del BCRA, la inflación ya está bajando y mantendrá esa tendencia en 2019. ¿Llegarán las buenas noticias antes que las elecciones?

La industria volvió a caer en octubre y acumula una baja del 6% en la era Cambiemos. De todos modos, si se mira mes a mes, el índice en realidad busca una mejora respecto a septiembre, en el que cayó casi 12%. Por ende, si mantiene esta tendencia, el Gobierno cree que en el segundo trimestre de 2019 la economía comenzaría a crecer.

La industria volvió a caer en octubre y acumula una baja del 6% en la era Cambiemos.

El Relevamiento de Expectativas de Mercado que publica el Banco Central mostró que la inflación está bajando. Según los consultados, para noviembre el aumento de precios rondará los 47,5 puntos porcentuales (si se toman los últimos doce meses), sin embargo, el año próximo sería de 27,5%.

Para los consultados, el problema seguirá siendo la recesión económica, que duraría como mínimo un trimestre más. Mientras que para el Fondo Monetario Internacional marzo será el último mes recesivo, los privados sostienen que el golpe a las variables económicas podría extenderse algunos meses más.

El REM prevé una caída del PBI de 1,2% mientras que el Gobierno presupuestó que sería de 0,5%

En tanto, el REM prevé una caída del PBI de 1,2%, cifra que significa más del doble que la que sostiene el Gobierno, pero menor a la del FMI y algunos consultores privados. El Gobierno presupuestó que la economía caería 0,5% en el año electoral, con un fuerte rebote positivo en el segundo semestre.


Fuente: Christian Buteler

Con la baja de la tasa de interés, el Gobierno planea comenzar lentamente a reactivar la industria y el consumo, dos factores golpeados por la escasez de crédito y la absorción feroz de pesos llevada adelante por el Banco Central a través de las Letras de Liquidez (Leliq) que compran los bancos por sus grandes rendimientos.

A pesar del relativo “éxito” de haber podido controlar el dólar durante octubre, Guido Sandleris tampoco ostenta mayores logros: la divisa volvió a escalar y no se detienen ni la sangría de reservas ni la fuga de capitales. Hasta fines de octubre, se fugaron del país 25.960 millones de dólares y la pérdida de reservas durante noviembre totalizó U$S 2.770 millones de dólares. De hecho, ayer las reservas cerraron a la baja (51.303 millones).


Fuente: Christian Buteler

La apuesta del Gobierno es mostrar una economía en crecimiento en el segundo semestre de 2019 para “vender” el fin de la recesión en el año electoral con las principales variables en verde. Más allá del rebote que el oficialismo espera, industria, pobreza e inflación darán peores valores que los que dejó Cristina Kirchner, por lo que las esperanzas se centran en la confianza en un segundo mandato de Macri con una economía “saneada” en el primero.