A 60 años del primer perro en el espacio: Laika

El 3 de noviembre de 1957, una perrita rescatada de las calles de Moscú fue subida a un satélite pero falleció a las pocas horas del despegue.
El Canciller - Comentarios

Un día como hoy pero hace 60 años, apenas un mes después de que se pusiera en órbita el primer Sputnik soviético, despegó el segundo satélite de la historia con destino al espacio y la perrita Laika iba a bordo. 

Laika había sido recogida de las calles de Moscú y no sobrevivió más que unas pocas horas en el espacio.

“Le pedí que nos perdonara y lloré al acariciarla por última vez”, rememora la bióloga Adilia Kotovskaya, luego de enviar en un viaje sin retorno al primer perro del espacio.

Laika tenía tres años. Había sido elegida por su carácter despierto, dócil y su mirada “curiosa”. “Sabíamos que iba a morir en ese vuelo debido a la falta de medios para recuperarla, inexistentes en aquella época”, confesó la bióloga, ahora anciana.

Cuando marcaron las 5.30 del 1957 en Moscú, Laika se embarcó hacia su misión.

Los apurones y las malas condiciones del viaje parecieron poca cosa ante la posibilidad de demostrar la superioridad de la URSS sobre Estados Unidos, justo antes de la conmemoración del 40 aniversario de la Revolución.