87 días preso y una deuda de $8 mil millones con la AFIP: sale López de Ezeiza y apunta contra Ercolini

El Canciller - Comentarios

87 días permaneció Cristóbal López en el Complejo Penitenciario de Ezeiza. La Cámara Federal porteña consideró que su libertad no pone en riesgo el curso de la investigación, por lo que la causa sigue abierta pero con López y su socio Fabián de Sousa fuera de prisión. El juez federal Julián Ercolini fue quien ordenó su detención el 19 de diciembre de 2017.

López había sido detenido por no pagar ocho mil millones de pesos en impuestos a la AFIP entre 2013 y 2016. El dinero salía del impuesto a la transferencia de Combustibles (ITC), que Oil Combustibles debía transferir a las arcas públicas, pero la firma de los empresarios retuvo. Puntualmente, de cada litro de nafta que un cliente compraba (en aquel momento valuado en $14) el 26% correspondía al impuesto que debía ser enviado a la AFIP.

López había sido detenido por no pagar ocho mil millones de pesos en impuestos a la AFIP entre 2013 y 2016

Con ese dinero, el tándem López – De Sousa infló la firma Grupo Indalo, la corporación de medios que se abrazó al kirchnerismo para convertirse en una de las más importantes del país. Cuando le preguntan sobre los favores que recibió de los gobiernos del matrimonio Kirchner, López siempre argumenta que tenía buena relación, pero que él ya era un empresario desde antes (en contraste con Lázaro Báez, quien acuñó toda su riqueza al calor de la “década ganada”).

López nació en Comodoro Rivadavia y trabó relación con Néstor Kirchner y Lázaro Báez. Los tres frentes en los que el empresario se hizo rico fueron los combustibles, el juego y los medios (en 2012 le compró a Daniel Hadad C5N, Radio 10, FM Vale, Mega, Pop y TKM con la firma Indalo; también, más tarde, compró el 81% de la productora de Marcelo Tinelli, Ideas del Sur).

Tras el pedido de detención de Ercolini, luego de estar siete horas “prófugo”, López se presentó en el edificio Centinela de la Gendarmería Nacional el 19 de diciembre de 2017.

En su salida, Cristóbal no disimuló su enojo con los periodistas y el Gobierno Nacional. “El objetivo es Cristina Kirchner”, afirmó. Además, el ¿dueño? de Indalo remarcó que irá a todos los programas a los que “lo inviten” para contar su verdad de los hechos.