$7 millones y la CGT: bloquean a Moyano el poder de fuego y suma aliados para el 22-F

El líder de Camioneros suma problemas en todos los flancos: además de la ofensiva del Gobierno, "Bebote" Álvarez le lanzó dardos desde la cárcel y los "gordos" e "independientes"
El Canciller - Comentarios

El secretario general del Sindicato de Choferes de Camiones (Camioneros), Hugo Moyano, acumula batallas por todos los flancos. Además de la ofensiva judicial del Gobierno que podría llevarlo a la cárcel, ayer sumó dos elementos extra: el jefe de la barra brava de Independiente, Pablo “Bebote” Álvarez le tiró dardos venenosos desde la cárcel y los “gordos” e “independientes” lo abandonaron cuando más los necesitaba de cara a la marcha del 22 de febrero.

Por partes. En un informe de la Unidad de Información Financiera (UIF), al que accedió Clarín, queda supuestamente expuesto como la empresa postal OCA, que maneja el misterioso Patricio Farcuh (a quien señalan como presunto testaferro de Moyano), le realizó pagos por $7.393.874,58  a Dixey SA, cuya cercanía impacta en el círculo familiar del líder camionero: está presidida por Valeria Salerno y Juan Manuel Noriega Zulet; y su cónyuge, Liliana Zulet, es directora suplente. Farcuh siempre dijo que no tenía nada que ver con Moyano. El juez federal – jubilado, pero en actividad- Claudio Bonadio investiga un presunto fraude a Camioneros y lavado de dinero.

Desde la Alcaidía del penal de Melchor Romero, en las afueras de La Plata, llegó una voz que puede incomodar a los Moyano, pero que todavía no pasó de ser una denuncia mediática: Pablo “Bebote” Álvarez el líder de la barra brava de Independiente, además de rechazar las denuncias que pesan sobre él, dijo sin vueltas que “Los Moyano lavan plata en Independiente”. Lo dijo el mismo día que el camionero comenzaba a muscular la marcha que lanzó para el 22.

Las caras de los dos tercios del triunvirato de la Confederación General del Trabajo (CGT) lo decían todo: con la mirada perdida, y desenfocada Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña debieron llevar adelante la reunión del consejo directivo de la central obrera. ´La silla que debía ocupar el otro tercio, Héctor Daer la ocupó el líder del gremio de los porteros (SUTERH)Víctor Santa María. Si bien Schmidt excusó al titular del gremio de Sanidad, quedó expuesta la “grieta” que existe en la sede de Azopardo: “No ha estado porque estaba de vacaciones y él mismo ha manifestado que tiene algunos matices”. Sin embargo, el dirigente de Sanidad tuiteó cerca de las 15, a la hora de la reunión en la CGT, una foto en la que se lo ve recorriendo un Centro de Formación Profesional.

No obstante, lo más trascendente fue que tanto los “gordos” e “independientes”, conformados por Armando Cavalieri (comercio), gerardo martínez (Construcción), Andrés Rodríguez (UPCN), Luis Lingeri (Obras sanitarias) y Carlos West Ocampo (Sanidad), le vaciaron la convocatoria. En lo formal la cita en la calle Azopardo era para oponerse cualquier modificación a su Convenio Colectivo de Trabajo, pero en lo informal era para respaldar a Moyano y sumar adhesiones -quizás las más importantes- de cara a la marcha del 22 de febrero. En concreto: al parecer no contará la convocatoria la presencia de la UOM, la UOCRA ni la UTA, gremios poderosos.

Aliados impensados

Además de Santa María (quien también enfrenta una batalla contra el Gobierno), Moyano logró sumar al titular de la CTA Hugo Yasky y el líder de SUTEBA, Roberto Baradel a la marcha. Cada sector tiene un motivo diferente y es bastante pragmático a la hora de mostrarle los dientes al Gobierno. Además del kirchnerismo -que se descontará que aporte su cuota de gente a la marcha- se sumaron Barrios de Pie, la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) y la Corriente Clasista y Combativa (CCC) determinaron plegarse a la marcha del próximo 22. En ellos existe el temor de que el oficialismo elimine 28.000 planes sociales. El titular del PJ bonaerense e intendente de Merlo, Gustavo Menéndez, le anticipó a elCanciller.com que también el peronismo se sumará a la convocatoria.