7 datos que tenés que saber sobre las presidenciales en EEUU, la batalla electoral del año

La campaña que definirá si Donald Trump sigue al frente de la Casa Blanca o, en cambio, será desplazado por Joe Biden, se encuentra en su punto de largada. Convenciones partidarias, swing states, guerra de encuestas y otras características de este fascinante episodio electoral.
El Canciller - Comentarios

Convenciones partidarias

Esta semana y la próxima tendrán lugar los encuentros partidarios que proclaman sus respectivas fórmulas presidenciales. Son instancias esenciales para cerrar filas luego de las primarias y lograr el respaldo de todos los sectores de la formación a las candidaturas. Por primera vez, como resultado de la pandemia, no tendrán lugar los actos masivos y sólo será en forma virtual.

Desde ese punto de vista, quienes más trabajo tienen por delante sin duda son los democrátas. Los votantes de Bernie Sanders y, en general, de la nueva camada del partido, no se sienten contenidos por el exvicepresidente de Barack Obama. Serán días de discursos de los distintos referentes para lograr el convencimiento de su base más joven.

Cantidad de votantes

Para los comicios presidenciales de 2016, hubo 231.556.622 de personas habilitadas para votar pero sólo ejercieron su derecho a hacerlo 137.053.916, un poco más del 55% del padrón electoral. En Estados Unidos, no es obligatorio el voto por lo que la pelea por los indecisos representa un preciado botín. Esta será la 59 elección a presidente de su historia.

Elección indirecta

A diferencia de otros países, e incluso de otros cargos electivos dentro del propio territorio norteamericano, la elección a presidente y vice no es mediante el voto popular directo, sino a través del Colegio Electoral.

¿Qué significa esto? Cada Estado tiene una cantidad de electores, que suman 538 en total. Para ganar, un candidato debe reunir al menos 270 de ellos. Por la distribución de los mismos, un aspirante presidencial puede ser derrotado en la cantidad de votos pero aún así ganar.

Esto es lo que ocurrió con Donald Trump en los comicios de 2016: Hillary Clinton obtuvo casi 66 millones de votos pero sólo 227 apoyos en el Colegio Electoral, mientras que el candidato republicano, a pesar de obtener 3 millones de sufragios menos, se impuso con el respaldo de 304 delegados electorales.

“Swing states”

Producto de la disputa en el Colegio Electoral, la lucha por cada Estado cuenta. Especialmente aquellos distritos donde no hay una tendencia partidista mayoritaria con claridad, que se los denomina “pendulares”.

En esa categoría se ubican Nevada, Florida, Virginia, Colorado, Pennsylvania, Wisconsin, Carolina del Norte, Michigan, Iowa, Ohio y New Hampshire. Tomados globalmente, reúnen 146 electores, más de la mitad de los necesarios para consagrarse presidente. Por esta razón, los candidatos suelen concentrar la mayoría de sus fuerzas y recursos en estos estados.

Guerra de encuestas

Si bien cada elección tiene su correlato en sondeos y relevamiento de opinión, el triunfo en 2016 de Trump quemó los papeles de más de uno. Contra todos los pronósticos, el magnate se impuso sobre Hillary Clinton y obligó a revisar todos los sistemas de medición.
Para el próximo episodio electoral, la mayoría de las encuestas vienen dando una ventaja para Joe Biden.

Te recomendamos leer

Según el sitio especializado RealClearPolitics, un promedio de todas arroja un 7,7% arriba al demócrata sobre Trump. Sin embargo, el portal recoge una vasta cantidad de relevamientos y, a pesar de no ser más de 5 sobre más de medio centenar, algunos otorgan la victoria a Trump por puntos.

¿Fecha de elección?

Tradicionalmente, los comicios se realizan el primer martes de noviembre, que este año cae el día 3. Sin embargo, Trump pareció sugerir recientemente en sus redes sociales su voluntad de postergarlas. Sucede que, en el marco de la pandemia, existe una alta probabilidad que las personas recurran al voto a través del correo como una modalidad para hacer sentar su voluntad a distancia. El jefe de estado insinuó rechazar esta variante por la posibilidad de fraude, aunque todavía no pidió su modificación.

Los terceros candidatos

A diferencia de una creencia generalizada debido a la fortaleza del sistema bipartidista norteamericano, hay otros candidatos que participan de la carrera presidencial por la Casa Blanca.

En general, son partidos minoritarios que no alcanzan incluso representación parlamentaria como el Partido Libertario, Verde, Socialista o Comunista aunque realizan debates entre candidatos y buscan incidir en la agenda de discusión.

Si bien existieron terceras candidaturas que alcanzaron cierto revuelo mediático como Ross Perot, del Partido de la Reforma, no cosecharon iguales resultados en términos de votos.