5,5 millones sin clases: sin aborto por dos días, sufre Cambiemos la vuelta a la realidad

Los gremios comenzaron un paro por 48 horas en donde marcharán desde el Congreso al ministerio de Educación. Solo comenzarán las clases en siete provincias y el miércoles asoma como un test match clave en la negociación
El Canciller - Comentarios

La propia agenda obligó al Gobierno a volver a hablar de un problema real, crónico y cultural: el conflicto con los docentes por los sueldos. La agenda de la despenalización del aborto no bastó para que Cambiemos sienta el impacto de una problemática que trasciende su gestión pero que se radicalizó por la intransigencia de la postura oficial.Las negociaciones arrancaron tarde y mal. Lejos de las expectativas reales de inflación que manejan las consultoras de la city, prácticamente todas las gobernaciones se abrazaron sin moverse un ápice del 15% sin cláusula gatillo que pregonó el Gobierno nacional. Ocurrió algo que era inevitable: hoy en el paro de 48 horas que lanzaron los docentes, de las 20 provincias que debían iniciar el ciclo lectivo en las escuelas primarias y secundarias, solamente en siete distritos los chicos volverán a las aulas y 5,5 millones de alumnos no podrán comenzar sus clases. Por diversos motivos y circunstancias políticas, las paritarias se destrabaron en Corrientes (Ricardo Colombi); Misiones (hugo Passalacqua), San Juan (Sergio Uñac), Santiago del Estero (gerardo Zamora), Salta (Juan Manuel Urtubey), Tucumán (Juan Manzur) y San Luis (Alberto Rodríguez Saá, provincias de -casi todos- aliados claves. El miércoles será un día clave para saber cómo sigue.

En varios distritos recién convocaron a las negociaciones la semana pasada. La oferta inicial a priori -ya sabían- que no encontraría eco entre los gremios docentes: nadie parece confiar en la meta de inflación que puso como meta el Gobierno. Según el propio Banco Central, en el Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM), aumentaron su pronóstico de precios para 2018 de 19,3 a 19,8 por ciento en el último mes. La meta del 15% ya parece haber envejecido solo en los dos primeros meses del año.

La provincia de Buenos Aires es -en cierta medida- epicentro de las negociaciones y vidriera de la mano de hierro que pretende mostrar Cambiemos. Allí las negociaciones se encuentran empantanadas: en La Plata se muestran férreos y la oferta del 15% en tres cuotas (sumado a los $6.000 de presentismo y la revisión en noviembre) no encuentra eco en los gremios. Roberto Baradel, secretario general de Suteba, también se muestra intransigente de la oferta oficial. “Para que se destrabe el conflicto tienen que ofrecer más del 20% y cláusula gatillo”, lanzó. El gobierno de María Eugenia Vidal no pudo romper con la lógica de “guerra” que imperó entre ambos lados de la mesa y comenzar según lo indica el calendario. Habrá que ver si se corporiza la amenaza del ministro de Trabajo bonaerense, Marcelo Villegas, de descontarle los días a los docentes que están de paro.

En las trece provincias en donde no comenzarán las clases, el panorama es prácticamente el mismo. No hay un punto de encuentro entre las gobernaciones y los docentes. “Los paga Nación y los transfiere para salarios. Tiene un objetivo de igualar los sueldos en todo el país. No hay maestros de primera y de segunda. Tiene que haber igualdad educativa”, disparó la líder de Ctera. Sonia Alesso. “Tengo la impresión que nos vamos a llevar una gran sorpresa con la mayoría de las escuelas abiertas y la mayoría de los docentes educando”, desafió el ministro de Educación Alejandro Finocchiaro.

Hoy los gremios docentes, con Ctera y Sadop, marcharán a la sede del ministerio de Educación, el Palacio Pizzurno. Los reclamos, según ellos serán: por la paritaria nacional docente, salarios dignos, más presupuesto educativo y en defensa del régimen jubilatorio docente.