4 millones de vacunas vencidas, una denuncia y la respuesta de Rubinstein: “Es una operación”

Cuánto dinero se gastó en la compra y almacenamiento de las dosis del 2015 al 2019. La historia de vacunas vencidas se repite una vez más.
El Canciller - Comentarios

El Ministerio de Salud y la Sindicatura General hicieron una investigación que derivó en el hallazgo de 4 millones de dosis vencidas entre los años 2015 y 2019, durante la gestión de Cambiemos. El valor de las mismas asciende a $1.400 millones y su almacenamiento durante cuatro años costó $14 millones. El gasto se denunciará en la Justicia.

Pero no solo se perdieron esas sumas de dinero, sino también para incinerarlas, el Estado gastará alrededor de $4 millones.

“Son vacunas vencidas que no se habían distribuido a las provincias; nunca estuvieron a disposición de los argentinos. Son más de 12 millones de vacunas antigripales y 600.000 dosis de la vacuna triple“, sostuvo Gines González García en diálogo con la prensa, que fue al lugar y mostró las cajas de las dosis.

Las dosis se encontraron después de que su ministerio recibiera facturas del frigorífico por los gastos de almacenamiento.

Las vacunas corresponden a Prevenar 13, previene la bacteria del neumococo; Sabin oral, contra la poliomielitis; contra el cólera y la triple bacteriana (DTP-A), que se usa para prevenir el contagio de difteria, tétanos y tos convulsa. Estaban depositadas en el frigorífico privado Oneto, en el barrio porteño de Constitución.

Te recomendamos leer

Todo apunta al gobierno de Cambiemos

El titular de la cartera sanitaria apuntó contra la anterior gestión por las vacunas vencidas y afirmó que eso demuestra que al gobierno de Cambiemos “no le importaba la gente”.

Además, el ministro de Salud aclaró que los por entonces funcionarios del gobierno comandado por Mauricio Macri deberán dar las explicaciones correspondientes.

González García cargó contra los exfuncionarios al catalogarlos como personas que están habitualmente en la televisión explicando lo que hay que hacer y dando consejos sobre qué medidas tomar para controlar el COVID-19.

Por su parte, el ex ministro de Salud, Adolfo Rubinstein explicó que se compraron vacunas de más para garantizar el abastecimiento, dado que “en el 2016 hubo una temporada de gripe muy fuerte”. A su vez, aclaró que “no quedó nadie sin vacunarse”.

Para el médico de la UBA, esta situación “es claramente una operación”.

Rubinstein aclaró que en la época en que se compraron las dosis, él no era ministro y sí lo era Jorge Lemus. Este último renunció en 2017 a pedido de Macri. Antes había sido titular del área durante la gestión de Macri en la Ciudad.

En esos tiempos, Lemus salvó al entonces jefe de Gobierno cuando casi se ahoga con un bigote falso mientras imitaba a Freddy Mercury.

Te recomendamos leer

La historia se repite

En enero pasado, el titular de la cartera de Salud bonaerense, Daniel Gollán, encontró en un galpón de Melchor Romero 162.000 dosis de vacunas vencidas en diciembre del 2019. Las dosis correspondían a la gestión de María Eugenia Vidal.

Aparte de no usarse, tampoco habían mantenido la cadena de frío.

Ginés liberó vacunas en enero que estaban en la Aduana. Foto: NA.

Las vacunas eran contra la poliomelitis y la hepatitis A y B; y la doble (para prevenir la difteria y el tétanos) y triple viral (actúa sobre el sarampión, las paperas y la rubéola).

En el mismo mes, González García autorizó que se liberen 12.400.000 dosis pertenecientes al Calendario Nacional de Inmunizaciones. Las unidades estaban embargadas en la Aduana del Aeropuerto Internacional de Ezeiza.