$36 millones y una novela sin estrenar: procesan a De Vido y Del Boca por maniobras defraudatorias

El Canciller - Comentarios

La Justicia federal volvió a procesar al ex ministro de Planificación Federal del kirchnerismo, Julio de Vido, por defraudación contra la administración pública junto con la actriz Andrea del Boca. La resolución es consecuencia de las transferencias que financiaron Mamá Corazón, la novela del INCAA que nunca fue estrenada y la miniserie “El pacto”.

La medida fue dispuesta por el magistrado federal Sebastián Ramos que procesó por los delitos de defraudación por administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública a De Vido y a Carlos Ruta, Luis Vitullo, Andrea del Boca, Carlos Schwerdtfeger, Alberto Daniel García, Nahuel Billoni Ahumada, Nadia Jacky, Liliana Mazure y Hugo Nielson como partícipes necesarios.

El juez Sebastián Ramos procesó a De Vido y Del Boca por defraudación contra la administración pública

En la causa se investigan las maniobras del ministerio a cargo de De Vido con la Universidad Nacional de San Martín y el INCAA para el objetivo final de la firma de dos convenios por 344 millones de pesos, con los que se financiaron una serie de proyectos audiovisuales que no fueron estrenados, realizados o que tuvieron muy poca repercusión para el monto adjudicado.

Puntualmente, los fondos fueron un otorgamiento discrecional asignados a las productoras privadas Cooperativa de Trabajo Tostakí Ltda. que recibió $4.550.000 y a +A Group SRL, que obtuvo $36.582.468. Con dicho dinero se financiaron dos proyectos: la miniserie El Pacto  y la telenovela Mamá Corazón.

La investigación surgió de una denuncia realizada por el abogado Ricardo Monner Sans en representación de la “Asociación Civil Anticorrupción”. Entre la evidencia se presentaron notas periodísticas sobre una novela que financió el Estado, “Mamá Corazón”, que nunca salió al aire y fue realizada por Del Boca, quien además era titular de la productora que llevó adelante el proyecto, A + A Group SRL.

El magistrado dispuso el embargo a De Vido por $60 millones y a Del Boca por $50 millones.

En una resolución de 282 páginas, Ramos remarcó que a lo largo de la instrucción “se ha permitido detectar una serie de inconsistencias e irregularidades. La maniobra en cuestión se encontraba planificada y direccionada desde su inicio hacia la contratación de la productora de Andrea del Boca”, en tanto que puso énfasis en los vínculos estrechos entre la actriz y los funcionarios del gobierno kirchnerista.

Como medidas de precaución, Del Boca fue embargada por $50 millones y De Vido por $60 millones, mientras que el resto de los procesados por cifras de entre $5 millones y $60 millones.