30 días de Kicillof en Provincia: dardos a la oposición, leyes de Emergencia y designaciones pendientes

El gobernador recibirá ayuda de Nación para abonar vencimientos de deuda por casi U$S 600 millones y evitar el default.
El Canciller - Comentarios

En el día en que cumple un mes como gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof fustigó a los senadores bonaerenses de Juntos por el Cambio por las reformas que impusieron a la Ley Impositiva y reclamó más igualdad en los recursos de coparticipación, luego de que el Gobierno nacional redujera fondos a la Ciudad de Buenos Aires.

“Les bajaron ingresos brutos a la operadores de cable, hicieron un descuento a los más ricos de la provincia y un impuesto a los grandes importadores se lo bajaron. Pero no lo hicieron en los discursos, lo hicieron por Secretaría, al final. Sáquense la careta, que no se vistan de que defienden a los que perjudicaron por cuatro años, quieren defender a los sectores que defendieron siempre”, disparó, desde la localidad costera de San Bernardo.

Te recomendamos leer

La Ley Impositiva fue el trazo central de los primeros 30 días de Kicillof en la Provincia. El mandatario decidió enviar el proyecto a la Legislatura en Nochebuena, lo que generó el primer quiebre con la oposición. Luego de Navidad, se inició una puja de poder que se extendió durante 10 días, en la que el Frente de Todos debió ceder ante las voluntades de Juntos por el Cambio por tener minoría en el Senado. Si bien los aspectos tangenciales de la norma no fueron modificados, el gobierno bonaerense perderá recaudación por los cambios realizados en Ingresos Brutos y el Impuesto Rural Urbano, entre otros.

La primera medida fuerte que adoptó tras asumir fue la derogación del tarifazo dispuesto por el gobierno de María Eugenia Vidal. El decreto firmado por la exmandataria establecía un aumento del 50% en las tarifas de los servicios públicos a partir de enero. En esa dirección, sancionó la Ley de Emergencia Económica, en línea con la norma aprobada por el Congreso Nacional. Con una salvedad: podrá tomar deuda por $66.000 millones pero únicamente pagar vencimientos.

En relación a la deuda, el gobernador recibirá la ayuda de Alberto Fernández para afrontar los vencimientos de deuda que llegan en enero, los que suman más de U$S 570 millones. Es apenas una quinta parte de los U$S 2.700 millones que deberá pagar en 2020. Los pasivos totales ascienden a U$S 9.000 millones, por eso en octubre pasado la calificadora de riesgo Moody’s advirtió que la Provincia sólo tenía dos caminos posibles para no caer en default: la reestructuración o una ayuda de la Nación.

En este marco, el gobernador salió este viernes con los tapones de punta contra los recursos financieros de la Ciudad de Buenos Aires, luego de que Alberto Fernández le redujera a Horacio Larreta un punto de la coparticipación nacional. “Hay una inequidad muy grande en la distribución de los recursos de coparticipación. El presupuesto porteño es 35 veces más que el disponible para La Matanza, que tiene 1.800.000 habitantes”, indicó.

Designaciones pendientes

Cuatro empresas estatales de relevancia para el distrito más populoso del país aún no tienen autoridades designadas. Se trata de Autopistas de Buenos Aires Sociedad Anónima (AUBASA), Centrales de la Costa Atlántica S.A, Buenos Aires Gas Sociedad Anónima (BAGSA) y Aguas Bonaerenses Sociedad Anónima (ABSA). Tampoco hay nombramientos en la subsecretaría de Asuntos Municipales ni en la subsecretaría de Puertos, áreas clave para el Gabinete.