13 cadenas perpetuas y 382 años tras las rejas: muere el genocida Luciano Benjamín Menéndez

El Canciller - Comentarios

A los 90 años, falleció en un hospital de Córdoba el ex jefe del Tercer Cuerpo del Ejército, Luciano Benjamín Menéndez. Fue la máxima autoridad en Córdoba durante la última dictadura cívico-militar y responsable de la represión en Jujuy, Salta, Catamarca, La Rioja, San Juan, Mendoza, San Luis, Santiago del Estero y Tucumán.

Menéndez es de los ex militares condenados que más causas y condenas tiene: fue imputado en 73 causas y acumuló 13 condenas. Fue el líder táctico y operativo del despliegue de la última dictadura militar: comandó el área 311, clave en el plan de exterminio que diseñó la Junta Militar. Secuestró, torturó, se apropió de bebés y desapareció personas durante su época de apogeo. A partir del 2008 comenzó a ser juzgado por los delitos de lesa humanidad: lo encontraron responsable de ejecutar un “plan sistemático de exterminio que se impuso entre 1976 y 1983”.

Durante 1984 fue señalado ante la Justicia por tres mil casos de torturas, secuestros y privaciones ilegítimas  de la libertad, así también de comandar La Perla y La Ribera, los campos clandestinos de detención de Córdoba y dos de los más activos del país. Según testigos, Menéndez solía “visitar” La Perla y presenciaba diversos fusilamientos al borde de las fosas que cavaban sus subalternos. Siempre fue señalado como el ideólogo del “Pacto de Sangre”, en el cual hacía participar a todos sus subordinados de los secuestros y asesinatos para que nadie rompa el cerco de complicidad.

El cordobés tenía varios sobrenombres en aquella época: “Cachorro”, “Chacal” o “Hiena”, lo llamaban en el el Tercer Cuerpo de Ejército, el cual comandó entre 1975 y 1979.

Él sigue justificando en los juicios que el Ejército salvó al país de una agresión interna financiada por el exterior. No existen dudas que muchas de las víctimas optaron por la lucha armada. Sin embargo, el Estado militar procedió al margen de la ley. Ante la sospecha de un delito, debieron hacer lo mismo que hoy estamos haciendo con ellos”, dijo Facundo Trotta, fiscal del megajuicio por lesa humanidad “La Perla”, en Córdoba.

En agosto del 2016, el ex jefe del Tercer Cuerpo de Ejército fue condenado a prisión perpetua por 282 desapariciones de personas perpetrados en el campo de concentración “La Perla-La Ribera” en el marco de la megacausa La Perla. También el Tribunal Oral Federal de Córdoba lo encontró culpable, de 52 homicidios, 260 secuestros, y 656 casos de torturas.

“Cachorro” murió a las 11.15 en el Hospital Militar de Córdoba de un cáncer hepático que se agravó sumado a sus afecciones cardiacas. Jamás admitió ni confesó ante la Justicia su responsabilidad por las muertes ocurridas.