116.000 trabajadores, 7.749 hospitales y $3.500 millones: cómo será el “Operativo Moscú” del Gobierno para vacunar en todo el país

La primera tanda de inmunización irá para el personal de salud de grandes aglomerados urbanos. La Casa Rosada espera 5 millones de dosis más en enero.
El Canciller - Comentarios

El Gobierno nacional cumplirá con una de sus promesas sanitarias y finalmente iniciará la campaña de vacunación masiva antes de fin de año. Si no se producen contratiempos, las 300.000 dosis de la Sputnik V arribarán al país este jueves a las 11:00 en el Airbus 330 de Aerolíneas Argentinas y se distribuirán a todas las provincias en el transcurso del fin de semana.

Luego del aterrizaje en el Aeropuerto de Ezeiza, el “Operativo Moscú” contempla el procedimiento de descarga y transporte de las dosis en un camión refrigerado a -18°C, la temperatura a la que debe conservarse para que el suero ruso no se eche a perder.

Para ello, la empresa Intercargo y Aeropuertos Argentina 2000 firmaron hace tres semanas un convenio de cooperación para adaptar y refrigerar los tractores y contenedores utilizados para carga y descarga.

Desde el depósito donde quedará almacenado todo el cargamento, comenzará la distribución a la Ciudad y la provincia de Buenos Aires, con plazos de entrega de 12 horas para el AMBA. Para el resto de las provincias, se prevé que llegue a las capitales y cabeceras del interior en un lapso de 24 horas: las distintas jurisdicciones recibirán el cargamento en un punto acordado con el Comité de Vacunación.

Las primeras 300.000 dosis servirán para cubrir a 150.000 trabajadores de la salud, utilizando como criterio prioritario un escalonamiento en función de la estratificación de riesgo de la actividad. La inmunización tendrá lugar, primero, en los grandes aglomerados urbanos, “donde la evidencia indica que se presenta una mayor proporción de casos confirmados, con transmisión comunitaria sostenida y las mayores tasas brutas de mortalidad”, indicaron fuentes oficiales.

Te recomendamos leer

Los equipos de vacunación estarán integrados, de acuerdo a un relevamiento realizado por la Casa Rosada, por 116.000 personas, de las que 36.000 son vacunadores y los restantes 80.000 forman parte del personal de apoyo, como registradores y orientadores. El Gobierno proveerá capacitaciones específicas para todos los trabajadores. Habrá, en total, 7.749 establecimientos de salud acondicionados para vacunar en todo el territorio nacional.

Además de reclutar y brindarle trabajo a 10.000 voluntarios con el Programa ACTIVAR, la administración de Alberto Fernández pondrá a disposición $3.500 millones (con los Programas Sumar, Redes y Proteger) para la compra de equipamiento, logística, recursos humanos y otros insumos.

El proceso de registro que deberán seguir los ciudadanos para poder ser inoculados comenzará con la validación de identidad, mediante el DNI. Luego de constatada la “prioridad” del paciente, se cargarán los datos en los registros digitales del sistema nacional, que permitirá hacer un seguimiento nominalizado de las personas vacunadas en tiempo real.

Tras ser aplicada la primera dosis, se emitirá un carnet de vacunación con un recordatorio para la aplicación de la segunda (21 días después), y se efectuará un monitoreo de posibles eventos adversos.