$11 mil millones: absorben Mariu y Larreta los costos del ajuste para cumplir con el FMI

El Canciller - Comentarios

Más allá de los consejos que el Fondo Monetario Internacional (FMI) le dio al oficialismo para reducir el gasto, el oficialismo puede elegir el camino que considere correcto para llevar el déficit fiscal a 1,3% en 2019. En la búsqueda de ese objetivo, Mauricio Macri y su equipo económico contemplan traspasar los subsidios al transporte de la Nación a las provincias. Según La Nación, la gobernadora María Eugenia Vidal y el Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, deberán absorber el pago de $11.250 millones en subsidios.

El Gobierno busca que todos los gobernadores se comprometan para cumplir las metas fiscales que atan el pacto con el FMI. Los mandatarios de los distritos reclamaron en una reunión con el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, que Vidal y Larreta recibían demasiados subsidios al transporte.

El Poder Ejecutivo transferirá a las provincias el pago de $22,5 mil millones en subsidios.

Puntualmente, el subsidio al transporte le cuesta al Gobierno nacional unos $75 mil millones, de los cuales 45 mil millones corresponden al transporte urbano, mientras que el transporte de larga distancia recibe los 30 mil millones restantes. Si bien a largo plazo el oficialismo busca traspasar la totalidad de estas partidas, por ahora sólo avanzará con transferir a las provincias la mitad del subsidio urbano.

De esta manera, el Gobierno dejará de hacerse cargo de pagar unos $22,5 mil millones. Como el área metropolitana canaliza gran parte del transporte urbano, la Ciudad de Buenos Aires y la Provincia absorberán la mitad del pago, es decir, unos $11,25 mil millones.

Como ya ha ocurrido previamente, Macri utilizará a sus dos principales espadas de batalla para buscar que el resto de los gobernadores imiten el movimiento y se comprometan a reducir los gastos. Sin embargo, hay algunos mandatarios provinciales que contemplan la posibilidad de romper con el Gobierno para “no hacerse cargo del ajuste”.