101 hamburguesas que hay que comer antes de morir

El Canciller - Comentarios

¿Te imaginás comiendo alrededor de 300 hamburguesas en poco más de un año? Bueno, Leo Volpe, creador de Burgerfacts, lo hizo y filtró 101 hamburguesas para todo tipo de ocasión: desde la ideal para una cita hasta para comer de bajón.

Barril sin Fondo habló con él con la excusa del lanzamiento de su primer libro y salió este ping pong express lleno de cheddar y amor.


Barril sin Fondo: ¿Por qué decidiste empezar con el blog?

Leo Volpe: Suena un poco absurdo decirlo, pero en ese entonces no había periodismo especializado en hamburguesas. Los grandes medios daban una cobertura superficial y sin conocimientos sobre el tema, circulaban listados de “mejores hamburguesas” que no seguían ningún eje.

Como era un tema que me apasionaba, un poco me molestaba que pusieran como buenísima una hamburguesa que no lo era… Imaginate que sos hincha de River y ves un listado de top 10 de la historia y el Nº1 es el Ogro Fabbiani, así estaba yo. Así que me propuse hacer divulgación sobre el tema, contar cómo se hacen las cosas en las mejores hamburgueserías del mundo y cuáles son las claves para una buena burger: qué hay que mirar en el pan y cómo tiene que ser la carne idealmente.

¿Alguna vez pensaste semejante repercusión?

Obviamente cuando uno empieza un proyecto siempre tiene las mejores expectativas, pero jamás imaginé que iba a estar sacando un libro tan rápido.

Después del libro, ¿qué sigue?

Seguir recorriendo en busca de nuevos lugares que cada vez abren más. Me contactaron de Endemol para hacer un reality de hamburguesas, pero por ahora prefiero seguir escribiendo. (NdR: mentira, Leo siempre quiso declarar eso y lo dejamos porque… ¿Por qué no?).

¿Pensaste en poner una hamburguesería? ¿Te lo propusieron?

¡Me lo han propuesto! Pero haciendo el recorrido y hablando con los dueños de las hamburgueserías me di cuenta de que es un laburo full time. En las mejores los dueños están siempre presentes y requiere muchísimo tiempo y sacrificio, pero sí, estaría bueno en el futuro.

En las mejores hamburgueserías los dueños está siempre presentes porque requieren muchísimo tiempo y sacrificio.

¿Cómo dieron tus últimos análisis de sangre?

Me hice chequeos antes y después de terminar el libro y felizmente me bajó el colesterol malo; se mantuvo el bueno y bajé trigliceridos a full.

La clave fue dejar los carbohidratos industriales (galletitas, congelados, gaseosas, sopas instantáneas, panificados, etc.), y compensar las hamburguesas con dieta mediterránea: muchos vegetales, pescado, aceitunas, nueces y aceite de oliva a rolete. Dejé de desayunar pan con manteca, queso, dulce de leche o mermelada para pasar a huevos revueltos con palta o frutas con nueces y garpó a full. También fue importante empezar a jugar al fútbol todas las semanas en el Club de Fútbol Mixto. El ejercicio regular ayuda bocha a tener un mejor metabolismo.

Tu libro habla sobre la hamburguesa ideal para x momento, pero viste cómo es esto: top 3 rait nau… ¿Cuáles son las tres hamburgueserías que hay que ir hoy, mañana y pasado?

No creo que exista una hamburguersería perfecta, por eso en el libro hablo de hamburguesas para cada momento. La del Four Seasons me parece espectacular, pero no sé si mañana vas a tener ganas de gastarte 500 mangos en una cena, ponerte lindo y fumarte a un mozo mejor vestido que vos.

La de La Birra sin dudas es otra de las preferidas de los porteños, pero si querés ir a comer con tu mamá o tenés una primera cita, no sé si la van a pasar tan bien haciendo una hora de cola.

Te recomiendo una que no está en el libro porque abrió hace apenas unas semanas: Burgertify en Palermo.

No creo que exista una hamburguesería perfecta, por eso hablo de hamburguesas para cada momento.

¿Cómo creés que va a seguir el business hamburguesero?

Creo que va a pasar como Subway: van a abrir mil locales sin onda por todos lados hasta que la gente se avive que son malísimos y van a cerrar la mitad. Hay muchos que se mandan a hacer hamburguesas tocando de oído y no es nada fácil hacer una buena hamburguesería. Por suerte los buenos van a quedar, y cada tanto siguen apareciendo personas que hacen las cosas bien y ofrecen un buen producto.

De acá a 10 años, las hamburgueserías van a ser una postal más de la ciudad como las pizzerías o las parrillas.